viernes, 30 de julio de 2010

ENSAYO: El destiempo en el performance

Dudo mucho que el tiempo en el arte sea una afección, mas bien me inclinaría a pensar que es todo lo contrario, es decir: El arte es una afección en el tiempo. Siendo un poco más ecuménica, me atrevo a decir que, el arte es el amor ideal del tiempo y también su peor enfermedad. Me parece una analogía pertinente, para la cual me baso en mi manera de abrazar ambos conceptos.

El Amor, al igual que el Arte, está lleno de poesía que embellece al mundo y enaltece la realidad, aún en medio del peor conflicto y la peor tristeza. El amor y el arte en todo su esplendor, están repletos de sensaciones: olores, sabores, texturas, visiones épicas y mágica música, que no podemos explicar o comprender de inmediato, a veces nunca. Pero si nos puede deslumbrar y cautivar siempre que tengamos disposición de entrega. Tanto en el amor como en el arte esto resulta muy difícil, siempre llega un momento en el que el juicio se apodera de nuestras psiques y sus respectivos egos, y por eso surgen las malformaciones a la hora de intentar entender o explicarnos determinada obra de arte, en algún museo, galería o espacio público que puede ser incluso la calle o el metro. Lo mismo sucede con el amor, cuando tratamos de racionalizarlo, ponerle camisa de fuerza y anestesiarle. De darle el enfoque mas coherente posible, por supuesto, para que no nos lastime.

Lo que es un hecho que, indudablemente sostengo, es que el arte deriva no solo de nuestras emociones, sino también de nuestro pensamiento y del contacto puro y tangible con la realidad, con la vida cotidiana, incluidas sus vicisitudes y falencias.


De lo anterior también asumo que, cualquier revolución se desprende del pensamiento y que el Arte, como toda Revolución es un acto de amor.

Ahora bien, en cuanto al tiempo, ya me atreví a definir al arte como su mejor amante, compañía incondicional, cómplice y guarida mutua, sin embargo también es su peor enfermedad. El tiempo esta desahuciado de amor y de arte.

Efectivamente, el pulso vital del mundo y la realidad caducará en algún momento, porque gracias al amor y al arte, podemos corroborar, que el tiempo deja de respirar por instantes prolongados, es como si de pronto el corazón no pudiera latir, como si nuestros pulmones se resistieran a expeler mas oxígeno y el aire, afuera de nosotros, nos robara el poco aliento que nos queda. El arte es entonces, el soplo cardiaco del tiempo, su arritmia, su taquicardia. Cuando vemos arte o, cuando hacemos arte, el tiempo se detiene, se pasma. No existe antes ni después, únicamente el instante vivo. El tiempo en el arte es relativo, puede ser demasiado o casi nada dependiendo de quien lo vive y de cómo lo vive. Lo que si es un hecho, es que cuando vemos y vivimos algo que remueve hasta la fibra mas recóndita de nuestro interior, es cuando somos conscientes de nuestra vulnerabilidad, de lo pequeños que solemos ser y lo efímero de nuestra existencia.

¡El arte enferma al tiempo, así como el amor nos enferma a nosotros! Cuando amamos el reloj enloquece, en el mejor de los casos las personas enloquecemos. El día es la noche y la noche es el día, cinco horas pueden convertirse en cinco minutos y viceversa.

Robamos y asesinamos instantes, simplemente para estar en ese aquí y ahora tan fugaz y al mismo tiempo eterno.

…La eternidad, es el estado de las cosas en ese momento […] No es casualidad que todos los días a la misma hora, sea exactamente la misma hora…1

Dicha lógica Lispectoriana, me resulta bastante afín, porque el arte y en general la vida, no se mide en horas, minutos o segundos, eso es irrelevante. Se mide por instantes, en especial aquellos que nos roban el aliento recordándonos nuestra vulnerabilidad y existencia efímera.

El reloj universal es irremediable, y sin embargo, el arte le supera en cuanto a experiencia. El arte, desplaza en sus instantes eternos al tiempo, siendo a su vez, un lujo necesario para nuestra alma. Todos necesitamos al menos de vez en cuando olvidarnos del tiempo. En detrimento del arte, todo se gesta en el instante y es en dicha intimidad, donde todo se impregna de sentido.
Ahora bien, una vez que he explicado la correlación intrínseca entre el tiempo y el arte, haciendo una analogía con el amor y la enfermedad, cabe ser mucho mas específica en cuanto a mi motivo principal de desvelo y atención: el performance ¿Qué sucede con el tiempo en el performance?

Simplemente, desde mi manera de concebir la realidad, sucede exactamente lo mismo que con el espacio, es decir, tanto el tiempo como el espacio e incluso los aspectos formales de cada pieza, se construyen o deconstruyen a partir de las necesidades de la obra.

1) LISPECTOR, Clarice. La hora de la estrella. Trad. Ana Poljak- Madrid. Ediciones Siruela, 2001.

Por lo tanto, mas que referirme al tiempo, como algo absolutamente relativo
e incluso arbitrario dentro de mi obra. Prefiero referirme al DESTIEMPO, como una de las tantas noblezas dentro de mi trabajo, sobre todo en el performance, a manera de un tipo de arte que se basa en la experiencia y en el cuerpo, resultando por consiguiente efímero. El destiempo responde, en gran medida a la autotelia, que le es propia a cada pieza que se presenta, para posteriormente acontecer y expresar algo. El performance suele ser, una recapitulación del destiempo, que constantemente describe la esencia de lo cotidiano, en fragmentos vigesimales de segundos inmortales, y perecederos a la vez. El destiempo se reduce a su mínima expresión y también se inmensifica.

Creación artística es, un devenir sin tiempo y espacio, un estado de vacío en el cuerpo. Una necesidad vital de nada, muy poderosa que viene desde adentro. El arte, al igual que el ser humano, cambia día con día, evoluciona y se transgrede a si mismo como nosotros, intentando vivir, lo relativamente poco o mucho que conocemos, para poder transmitirlo a los demás.


INCONTINENCIA (el destiempo en la añoranza)

Me bebí las horas de este día,
como un cosaco atemporal,
sorbo a sorbo, esperando el momento,
en perenne inanición, por robar ese roce.

Con-tacto invisible, sed erótica,
en mis labios y en mi boca,
¡hace tanto que no duermo!
El destiempo es la mitad de todo lo que existe:
la hojarasca, el jabón de manos y nosotras.
Es imposible contenerme,
al pie de tu ventana
y ni la luz encendida,
como si nunca estuvieras en casa…


En el performance, el instante tiende a tornarse de una manera mórbida, por muy impredecible que sea la pieza, todos sabemos que al final se terminará y simplemente queremos saber ¿Cómo terminará? Nada permanecerá estático, ni quedará congelado en el tiempo, eso que vemos escapa centrífugamente, dejándonos la duda, de no saber si fue todo un sueño o parte de la realidad. Al final solo sabemos, tanto en el papel de espectador como a manera de performer, que todo se esfuma, sin un marco o pedestal que retenga de algún modo ese momento. Ni siquiera el registro de la pieza lo podrá nunca capturar. De hecho lo ideal, sería que no hubiera registro de ningún tipo en el momento de la acción, preservar la esencia del performance y la magia del instante vivo, únicamente en la memoria colectiva de quienes coincidieron en ese momento. Y nada más.

Por eso insisto en la relación con el amor, por eso escribí Incontinencia, en algún momento que planeaba mi siguiente pieza y ningún maravilloso libro ni verbo de cualquier índole, fueron suficientes para aterrizar la idea y el contexto, por eso hablé y seguiré hablando del amor y la enfermedad bajo los mismos parámetros, y por eso siento que el arte se vale de ambos preceptos y viceversa para seducir al tiempo y regalarnos así al Destiempo, en charola de plata, mantel de cuadros y canasta, a manera de un soleado día de campo en medio de algún bosque encantado, para darle sentido a la expresión, a través de la acción cuando las palabras ya no son suficientes o tal vez ni siquiera existen, incluso decimos cosas que no sabíamos que iban a salir, inventamos palabras. El destiempo en el performance simplemente ES, independientemente de nosotros, con todo y nuestra mente, alma y por supuesto cuerpo. No necesita referencias, ni explicaciones y al final tampoco se llega a ningún lado, solo es. y si nosotros somos, ligeramente permisivos nos dejaremos ir.

El destiempo en el performance también implica una toma de consciencia, el acto de crear jamás puede ser deliberado ni casual. Lo único casual sería la experiencia que se genera, y aún así tampoco es fortuita. El destiempo entonces, es en el performance la manera de estar construyendo el tiempo real, yendo de lo particular a lo general y de lo íntimo a lo público. La toma de consciencia implica, por supuesto, que el mensaje llegue a donde el emisario desea que llegue y ser a la vez un medio, para poder construir ese mensaje.

Lo interesante y al mismo tiempo contradictorio, es que el mensaje no es lo esencial, al menos no tanto como la fantasía o aparición, de ese “algo o alguien” que se está develando. Pero si es importante que exista para una mejor y mayor proyección de las emociones. Tampoco se trata de escapar de la realidad, sino todo lo contrario, atesorarla y abrazarla con fina delicadeza, por mas áspera que resulte, y así convertirla en poesía de carne, fuego, huesos, tierra, sangre, agua, aire y aliento, En algo orgánico y en este caso, cósico o plástico. Algo inherente a nuestra existencia.

RECHAZO (la paranoia del tiempo)

Me siento,
como si tu te sintieras,
como me sentiría yo
si me encerrasen al lado,
de aquello que,
sinceramente aborrezco,
con toda mi alma,
pese a que solo te veo
y te sueño pero,
si así fuera algún día,
en determinado instante,
preferiría desaparecer…


El lado hermoso del performance y del arte en general, es la revelación y su respectiva causalidad. Cada pieza es en si misma, un ritual único aunque jamás se repita, por todo lo que conlleva y por su respectivo proceso de purificación, invocación y adoración a priori, lo cual marca de tajo el abismo que separa la rutina del rito, a pesar de que en el destiempo que le es tan propio al performance, rutina y rito sean como siameses interactuando y jugando eternamente el mismo juego: EL JUEGO DE LA VIDA QUE SE OFRECE COMO OBRA, la verdadera belleza, es cuando nos damos cuenta de todo lo que estamos sintiendo, esa capacidad exacerbada de sentir, el placer de la reflexión. El arte, la vida y el amor, son juegos de perpetua reflexión, sin principio ni final, confinados al instante, a la fugacidad y la añoranza de su ciclo diletante. Los abismos del tiempo, el tiempo como inmensidad que nos apresa y limita, del tiempo que no nos deja ser libres, no nos abandona. El tiempo es el intermediario mas fiel entre la muerte y el ser, que todavía tiene que vivir, ver, oler, tocar, escuchar, degustar, RECIBIR Y OFRECER!, consumir y consumirse.

El cáliz del tiempo, ofrece inexorablemente el presente. Siempre es ahora, -como bien lo dijera María Zambrano- Si no es ahora no es nunca…2
El instante, unidad cualitativa del tiempo, lo mínimo en el tiempo sucesivo en el que se puede medir todo: la vida, el amor, la enfermedad, TODO! Un instante puede ser un segundo de nuestros relojes, o muchas horas y hasta días y noches del tiempo solar.

2) ZAMBRANO, María. El hombre y lo divino. Ed. Fondo de cultura económica, quinta reimpresión 2005.

El instante, cuando acaba de pasar, da la sensación de que se ha escapado, de que se escurrió por nuestras falanges sin siquiera darnos cuenta, pues en verdad, algo que parecía estar ahí siempre, que llenaba con su presencia y esencia la totalidad de nuestra alma, desaparece sin que se pueda inmortalizar.

Es inútil intentar que sea de otra manera, por eso me rehúso a pensar en el tiempo como tal, mucho menos en el performance. Creo que la diferencia estriba en que, con el destiempo, no hay una pérdida o disolución del instante ni del tiempo, porque no existe tal. Se debe de tener muchísima mas consciencia del discurso, que de la temporalidad en el mismo, las experiencias intensas son atemporales.

El destiempo va ligado a las afecciones, a la mas elevada sublimidad del sentimiento, muy por encima del terrible flotar en el vacío y en la incertidumbre, de estar condenada a lo efímero e incompleto. El destiempo en cambio, carece incluso de formalismos y seriedades, porque no produce ninguna hiper estimación de o cronológico. Lo inmortal nunca debe tomarse tan en serio. En lo eterno no hay pasado ni futuro y nuestro corazón por naturaleza tiende a lo eterno, por eso anhelamos la muerte… La eternidad no es otra cosa que la liberación del tiempo.3
En el performance, dicha eternidad es, como música congelada y convertida en destiempo, mismo que no espera por nada ni por nadie. El destiempo en el performance, así como en el amor, la enfermedad y la vida en general, debería de ser el superlativo de nuestra existencia, en donde nunca hubiesen parámetros ni

3) HESSE, Hermann. El lobo estepario. Ed. Mexicanos Unidos, 2nda. Reimpresión 2005.

de tiempo, espacio, forma o lo que sea para medir la existencia. El tiempo debe recuperarse y, sin duda alguna la mejor manera de que esto suceda, es generando este tipo de experiencias estéticas, en las que simplemente, el tiempo no exista mas, y así poder diluirnos y dejarnos ir, sin pensar en ayeres ni en mañanas, únicamente concentrarnos en ser y estar aquí y ahora.

DESTIEMPO

Acariciarte con mi aliento,
llegar sin escándalo,
ni electricidad, remover
lo que ahora resultó,
en este devenir y paráfrasis
de la ausencia misma.
Me urge que me calles,
ya no puedo retornar,
finas las sensaciones,
antagónicamente exactas,
como un globo terráqueo
en mi arrítmico corazón,
de movimientos telúricos,
ciclos lunares y puestas de sol.



Me quedé pensando en las fresas de tu boca,
pero mi amor esta de luto,
mi corazón es un cachorro que llora
y llora,
y llora…
Ahora comprendo que el amor
es solo el presente y nosotros,
a mi mágico aparato se le acaba la vida,
o compro pilas de repuesto
o me quedaré definitivamente sola.
Tantos silencios,
cosas por plasmar,
sonidos que no quieres escuchar,
nada mas cabe en este cuerpo desbordado.
Quemaré mis excesos,
desahogaré mi tristeza de formas mas sutiles,
porque no se siente bien el desdeño …
A pesar de que,
¡cada vez me enamoro mas de tu espalda!

martes, 11 de mayo de 2010

P e r f o r m a n c e: PROHIBIDO

video


Acción que se llevó a cabo en la Academia de San Carlos (UNAM/ 2009) con el fin de evidenciar un sentimiento de preocupación y protesta, hacia los obstáculos que muchas veces existen implícitos en detrimento de la educación, así como en los programas de estudio y apoyo, que deberían de proveer en todo momento al estudiante, de mas y mejores herramientas de trabajo e investigación y así optimizar la calidad del nivel educativo, hablando en términos generales. Porque considero que la educación y estar preparados profesionalmente, es la mejor respuesta y solución para contrarrestar la crisis económica, política, existencial y anímica que vivimos día con día en esta caótica ciudad.

P E R F O R M A N C E: Muerte Lenta

video


Pieza de Performance que se presentó en el Teatro del Pueblo, como parte del evento La muerte en escena, organizado por el Colectivo Ruido Vaginal (2009). En este caso la pieza refleja de manera poética y al mismo tiempo acérrima, a la vida en todo su orgánico esplendor y evidencia la manera cíclica y natural en la cual nos consumimos a diario, de modo tal que, lo único certero es que cada vez estamos todos mas cerca de ese momento. La novelista brasileña Clarice Lispector, en su libro La hora de la estrella, se refiere a la muerte de la siguiente manera: “En la hora de la muerte uno se vuelve como una brillante estrella de cine, es el instante de gloria de cada uno.” Y de alguna manera quizá un poco mas metafórica, esto también incluye los instantes en los que se muere en vida por diversas circunstancias.

P E R F O R M A N C E: Puta Más-cara

video


La idea de la presente acción, se desprende de una inquietud personal, por encontrar ese punto de concordancia entre situaciones agresivas o maneras de denigrar a la mujer tanto en la frontera norte como en el sur de nuestro país. Y así evidenciar que, si de frontera a frontera aún persiste la violencia y el maltrato físico-psicológico hacia distintos sectores femeninos y de maneras tan similares, cabe cuestionar tanto a nivel personal como global la realidad a la que en todo el país, se someten tantas mujeres, supuestamente para sobrevivir a la adversidad, e intentar un mejor estilo de vida. En este caso, el eje de mi propuesta es la prostitución, cuya geografía sitúa en esta labor a mujeres de distintas edades, (incluso menores de edad) que en muchos casos pretenden cruzar la frontera (tratado de blancas en el caso de Tijuana) o permanecer en nuestro país (en el caso de migrantes guatemaltecas, hondureñas, salvadoreñas, nicaragüenses etcétera) todas ellas en busca de un sueño. Comitán y Tijuana (Dic.2009)

P E R F O R M A N C E: ***TABÚ***

video


Performance que se llevó a cabo en el Museo de Arte Tridimensional, en el marco de la inauguración de la exposición de Arte Erótico Concupiscencia (2010) y que alude a la realidad que coexistimos día con día, en este caso a través del amor y del sexo. Vivimos una época en la que el sexo se ha deteriorado y cosificado, al grado de ser un producto comercial mas, que se traduce en toda la información a nuestro alrededor, misma que directa o indirecta y hasta subliminalmente, se vale del sexo para esclavizar al público consumista. Actualmente, el nivel de información en todos los sentidos, hace muy difícil la posibilidad de que un contacto sexual vaya mas allá de eso. Los roles de masculinidad o feminidad como producción de placer, se han basado en patrones occidentales, así como en el machismo, el consumismo, incluso en la pornografía, donde podemos ver que también hay una re-apropiación del placer que define el placer y los roles a nivel global, y en donde considero absurdo generalizar y dar por hecho que todos en este mundo, podemos dar o recibir placer de la misma manera.

P E R F O R M A N C E: Cotidianidad

video

Acción por parte del Colectivo Madre Araña, presentada en el corredor principal del Tianguis Cultural del Chopo(2010). La contracultura en México, se ha definido a través del tiempo como un movimiento, principalmente ideológico, que va en contra de las tendencias y los valores establecidos dentro de la sociedad. Responde a las necesidades y aspiraciones, de los grupos sociales marginales, que están en contra de la cultura predominante, dirigida o heredada, misma que, la mayoría de veces, se rige por patrones occidentales y de primer mundo. Siguiendo dicho precepto, el Tianguis Cultural del Chopo, se ha caracterizado desde hace casi treinta años, por promover la proliferación del movimiento, que pareciera perder fuerza conforme pasa el tiempo y sin embargo en este corredor, afianza en todo momento la apertura hacia nuevas directrices o tesituras de realidad, diferentes a las que hoy en día imponen sobre todo, los medios masivos de comunicación.

viernes, 2 de abril de 2010

LA IMAGEN EFÍMERA EN EL CONTEXTO DE PERFORMANCE...

Últimamente, me he puesto mucho a reflexionar en torno a las peculiaridades de la imagen, por ejemplo la vulnerabilidad y subjetividad que le son propias e incluso su agresividad natural. La imagen es, de una u otra manera agresiva por naturaleza, porque no deja de ser una imposición, una limitación de nuestro panorama y a nuestro entorno.
Al estar por comenzar justamente mi cuarto y último semestre del posgrado, inmersa en bastantes sentimientos encontrados, me he puesto a reflexionar mucho en torno a la misión y responsabilidad que debemos tener, quienes hemos decidido dedicarnos de por vida a las artes visuales, siendo –por ende- constantes y empecinados generadores de imágenes.
Como creadores, nos guste o no estamos imponiendo una visión de la realidad, de diversos enfoques o configuraciones de la misma, estamos limitando el panorama y el entorno a nuestro público de una manera subjetiva. A través de nuestras imágenes, nuestra obra. Confiando talvez, en aquella excepción que rompe la regla, creyendo que esa imagen que nosotros producimos es, precisamente esa excepción.
La fotografía, –solo por poner un ejemplo- llegó en su momento a desplazar a la pintura o al grabado y de manera contradictoria, también se ha puesto en tela de juicio si es o no es realmente arte. Y todo porque hasta ahorita, junto con el cine, es lo mas afín a la realidad. Sin embargo NO ES LA REALIDAD COMO TAL, así como no lo son el grabado, la escultura o la pintura por muy hiperrealista que sea técnicamente.
Pienso que la fotografía es digna de pertenecer al género artístico, porque al igual que la pintura, el grabado o la escultura, es una realidad alterna, una amable imposición de lo que queremos difundir y también pienso, que con el resto de las disciplinas artísticas sucede lo mismo.
La realidad es muy relativa, siempre he pensado que la realidad no se crea ni se destruye solo se transforma (hasta en las palabras es pertinente la apropiación y mas en el terreno del arte) y que se transforma a partir de nosotros mismos conciente e inconcientemente. Basta con que algo, cualquier cosa exista en la mente para que pueda caber en la categoría de ReALIdAd…. Como por ejemplo los sueños y lo que estamos generando los y las artistas visuales.
Haciendo a un lado el aspecto vehemente en el arte (solo por un momento) pienso que, la obra del artista ha desempeñado a nivel de presentación, representación e interpretación de la realidad un papel importante, dado que, la experiencia artística y estética, a diferencia de otro tipo de imposiciones sociales, ayuda a sensibilizar el caos en el que vivimos, en lugar de agudizarlo y no hay otra manera de vivir esa experiencia si no a través del arte, sin embargo, el proceso es lo mas plausible de nuestra propuesta, me atrevo a aseverar, que incluso mas que el resultado.
En la actualidad, la imagen ya es un recurso demasiado explotable que, de muchas maneras marca una tendencia que va mas allá del arte. Sin embargo quiero pensar, que la emancipación tanto en la imagen como en las artes, ha dado como resultado, el lujo para los artistas, de poder experimentar y valernos de otras herramientas, otro tipo de artes conceptuales como el performance, el land art, el body art, la instalación y todo aquello que cabe en el umbral de Arte Conceptual, que es el rubro que mas me interesa del arte.
Todas las artes se han valido de la imagen para trascenderse a si mismas e incluso ser inmortales o para tener una identidad, así es que considero justo y válido que la imagen se valga también del arte para manifestarse, en este caso yo he escogido el Arte Acción y he decidido que el performance es una buena opción para crear, imponer y limitar la realidad a mis imágenes efímeras, que aunque pudieran quedar en un registro, como lo mencioné anteriormente no creo en la fotografía ni en ninguna de las artes como una realidad tal cual, son simplemente amables imposiciones para seguir descomponiendo y alterando mi entorno, segura de que para bien o para mal alguien o algo se sensibilizará un poco.
La batalla creada por medio de las imágenes, las ha vuelto fundamentales en nuestra moderna cultura de masas, que las utiliza para manipular información, fabricar justificaciones históricas, elaborar propaganda publicitaria, política y desde luego, en la creación artística, sin embargo la imagen va mas allá del tiempo, el espacio y la historia, aunque no esta exenta de ser una imposición social, lo primordial es no perdernos del todo, la imagen como recurso de identidad me parece estupendo y a manera de introspección mejor.
La mejor prueba de lo que he dicho anteriormente, es que, a través de mis imágenes efímeras, mejor conocidas en el argot artístico como performance, a veces o casi siempre, se develan detalles de la realidad que yo misma ignoraba, dentro de la misma imposición de realidad que yo hubiese planeado, conceptualizado y estructurado previamente.
Los diversos objetivos en detrimento de la imagen, sea moda, publicidad, historia o arte, se justifican considerando que nuestra cultura es totalmente visual, creo que hasta las personas literalmente invidentes ven la realidad literalmente a su manera, que obviamente es una manera distinta a la nuestra. Todos en nuestra mente vemos muchas vertientes de realidad, parece irónico pero en verdad las vemos. Es lógico que, tanto los medios de comunicación como incluso el arte o la vida misma se valga de la explotación de una imagen determinada para lograr sus objetivos o para adecuarse a sus principios, como es el caso de la religión, con la imagen de san Judas o de la misma virgen de Guadalupe y de ahí todos los santos y santas que derivan! Creo que es válido y sin embargo a estas alturas del partido creo que ya también la realidad esta saturada de imágenes, incluyendo las nuestras.
Y aunque no nos podemos desligar de este talante, resulta pertinente, al menos buscar generar una experiencia que valla mas allá de la contemplación en el espectador, talvez esa sea, desde mi perspectiva la diferencia entre una portada de la revista vanidades o veintitantos y una fotografía de Cyndy Sherman, o un largometraje de Ian Svankmajer, Pasolini o GreenAway.
También es loable en esta época, aunque no nos agrade del todo, que de pronto la portada de revista vanidades, rebote a la sala de museo o galería, pues si, es lógico, esa parte de lo que es el arte contemporáneo que me generaba tanto trauma por fin! La he superado, ahora si comprendo que el concepto o la idea superan a la obra misma y que, aunque suene terrible, basta con tener una buena justificación, para que hasta las nalgas de la mismísima Galilea Montijo o Ninel Conde vayan a dar al museo!!! En verdad a estas alturas del partido ya no sería raro. Claro que aquí también influye muchísimo el medio y ¿quien tiene exactamente el poder? ¿las instituciones? ¿los artistas? Por supuesto que en este sensible punto prefiero no profundizar.
El arte sería mas disfrutable tanto para el espectador como para el mismo artista si no hubiera miles de definiciones, que supuestamente lo hacen mas comprensible y si en lugar de definir el arte, definiéramos posturas en función del arte, valiéndonos de la epojé, que es mi filosofía predilecta porque nos habla precisamente de aprender a vivir sin juicio.
El juicio es un peligroso enemigo, por eso estoy totalmente de acuerdo en que todos deberíamos olvidarnos de su existencia y vivir sin esa limitante que representa tener que juzgar todo. Ya de por si nuestras imágenes no son ni serán nunca reales, lo real es la experiencia que nos llevo a ellas. Por lo menos cabe procurar que al momento de crearlas no nos tengamos que regir por algún tipo de juicio.
Acerca de la anomia analizada por P. Bourdieu, solo puedo decir que ni siquiera aquellas sublimes piezas que, algunos podamos considerar la mejor obra de arte, están exentas del cuestionamiento “¿es o no es arte?” y bueno, creo que lo que se plantea en torno a esta situación de los artistas en una lucha sin fin por un poder de consagración, es bien cierto y mas en esta época.
Los artistas no queremos ni estamos dispuestos a morir de hambre o a vender celulares para mantener nuestros vicios (de los cuales el arte mismo es el que encabeza la lista) porque es lo justo y para mi, esa famosa consagración a la que se refiere Bourdieu es justamente eso, vivir dignamente sin tener que preocuparme u ocuparme de otra cosa que no sea crear, independientemente de lo que quiero imponer, de la nueva forma en la que quiero limitar la realidad y no decir, mas bien GRITAR A LOS CUATRO VIENTOS!!! En este caso a través del Performance.
Incluso la tecnología, va marcando pautas en función de la imagen.
La imagen artística es por supuesto mucho mas libre y autónoma que el resto, es de hecho una resistencia a todo lo demás.
Porque efectivamente el arte es un camino de resistencia, incluso me atrevo a decir, de necedad y aferramiento.
Lemagny dio a conocer una teoría, que plantea tres etapas que surgen en el siglo XIX justo cuando la fotografía empieza a ser considerada como arte. Estas etapas son: pictorialismo, netismo y detrás del plano. El netismo me pareció soberbio, el pictorialismo me pareció demasiado cursi pero viable tomando en cuenta que a menudo el arte también puede aplicar para escapar un poco de la realidad que a veces es tan triste y absurda. Y bueno, de estas tres etapas, detrás del plano –desde mi perspectiva– plantea una postura de equilibrio y armonía que radica en la riqueza de recursos que emanan de la misma realidad. Es de los puntos que la verdad si aplaudo dentro del arte contemporáneo, la posibilidad de que sea parte de la vida misma, como lo evidencia el arte acción, el performance… solo por poner un ejemplo.
A veces pienso que los mismísimos fenómenos naturales son la manera de esta naturaleza de mofarse de nuestros conceptos y teorías!!!! Me gustaría respetar a la naturaleza, permitiendo que por lo menos ella, este libre e inmaculada de conceptos. Ni siquiera el museo mas alucinante se puede equiparar con la naturaleza. Y no soy parte de green peace ni nada por el estilo, pero si me rindo ante lo natural, ante aquello que no necesita justificarse para que se me enchine la piel y por un momento me sienta como si fuera tan tan pequeña como un soplo o un susurro que pasaría desapercibido ante tanta magnificencia. Cabe aclarar que hice mención de la naturaleza, porque siento que es la reina de las imágenes, que nos brinda el máximo ejemplo de la creación única, original e irrepetible. Sin límite, sin juicio.
Lo único artificial en la tierra somos nosotros, por eso nosotros si necesitamos justificar TODO!!!!
La única paupérrima y a la vez maravillosa naturaleza de nuestras imágenes, es la posibilidad de materializar nuestros sueños, nuestro yo divino y también nuestras peores inmundicias, que son reales por el simple hecho de existir, todo es real a partir de la mente y la imagen, que nos permiten crear realidades a nuestro antojo. Suena incluso perverso pero menos mal! Creo que si no fuera por esas miles y millones de opciones de realidad que el arte ofrece, nos estaríamos matando unos a otros. Es una imposición noble, a diferencia de otras como la publicidad y que decir de la política!
La imagen, como lo dije en un principio es agresiva por naturaleza pero de igual manera el sexo es visualmente grotesco y agresivo por naturaleza y sin embargo que satisfacción y plenitud tan benevolentes nos puede producir! Esa es la diferencia entre ser agresivo, draconiano, gañan o grotesco a través del arte y del sexo, o a través de la guerra que estamos viviendo día con día en nuestro país.
El arte, por lo menos el personal, es una eterna reflexión que nos habla del tiempo fragmentado, no en horas, ni minutos o segundos; sino en instantes. Y el tiempo se traduce en memoria, misma que nos remite a imágenes que, conciente o inconcientemente se quedan grabadas en algún lugar del cuerpo y alma.


BIBLIOGRAFÍA
Ferró, Marc
1995 Historia Contemporánea y Cine, ed. Barcelona, Ariel

Guber, Román
1996 Del bisonte a la realidad virtual, ed. México, Anagrama

Durand, Régis
1999 El tiempo de la imagen, ediciones Universidad de Salamanca

Ortiz Gaitán, Julieta
2000 La imagen publicitaria en la prensa ilustrada mexicana, tesis de
Doctorado en historia del Arte, México, FFyL, UNAM